¡Cinco diputados para gobernarlos a todos! trilogía 3/3

En el mes de mayo de la undécima estación Golum perdió su anillo de poder, ese que decía: “Cinco diputados para gobernarlos a todos”, y también perdió el poder en la Tierra Media, ante la desesperación de Saruman y El Señor Oscuro. Continuar leyendo »

¡Cinco diputados para gobernarlos a todos! trilogía 2/3

Tras la expulsión de la comarca de Gandalf, Golum con la ayuda de Saruman gobernó a su antojo a los hombres de la Tierra Media durante casi una década.

Durante ese tiempo Golum se dedicaba a lo que mejor sabía hacer, mirar su reflejo en la orilla del rio en el que le había enseñado a pescar Gandalf contemplando su anillo y repitiendo de forma enfermiza las palabras. “ Mi tersoro, mi tesoro…” Continuar leyendo »

¡Cinco diputados para gobernarlos a todos! trilogía 1/3

Hace mucho mucho tiempo Sméagol, que llevaba décadas intentando pescar algo en las tierras de la Comarca se encontró con Gandalf en un camino vecinal, Gandalf portaba una cesta con 5 truchas para el asombro de Sméagol.

Tras elogiar zalamera y servilmente a Gandalf por sus magníficas capturas, Sméagol le suplicó que le mostrara el lugar donde el mago blanco pescaba, y que si lo hacía siempre compartiría con él lo que lograra sacar del rio. Continuar leyendo »

¿Donde están los “pepito grillo gordopilos”?

Durante 4 años, en razón de mi cargo de diputado regional, asistí a todas las tertulias radiofónicas que requerían la presencia de algún representante del Partido Popular sin conocer de antemano con quién tendría que debatir en cada programa.

Junto con los representantes de la oposición, siempre eran dos contra uno y tenías claro cuál iba a ser su argumentación, existía un grupo de “independientes” de la “sociedad civil” que, quizá porque esperaban algo del gobierno del Partido Popular que nunca obtuvieron o porque esperaban algo de los otros, siempre indefectiblemente criticaban la actuación del gobierno. Continuar leyendo »

¡Mi Himno y Mi Bandera!

Siempre recordaré con orgullo la madrugada del 1 de enero de 1994 en la que “me tocó” ser cabo de guardia durante mi servicio militar en la Base de Castrillo del Val.

No os voy a negar que, al principio de la guardia, no me sentía muy feliz, tener que quedarte en Nochevieja de guardia mientras tus compañeros regresaban a casa para celebrar el Año Nuevo no me hacía especial ilusión y, ademas, la perspectiva de pasar la noche durmiendo poco y con el frio polar de Burgos haciendo guardia, no presagiaba nada bueno de esa Nochevieja. Continuar leyendo »

Sueldo fijo de 59.000 € y un variable de 50.000 € mas en uniformes

¡Pues ya está aquí la nueva forma de gobernar!, ¡lo que he tenido yo que escuchar, leer y soportar sobre mi sueldo de Diputado de 37.500 € de los próceres de la progresía tuitera y demás trolls!…

Que los políticos cobraban mucho, que no hacían nada, que cualquiera sin formación ni experiencia cobraba un dineral, que quítate tu que ya me pongo yo cobrando la mitad, que mientras que “los niños pasan hambre” a los políticos se les regalan teléfonos, tablet y entradas para los toros, y así podría seguir con la “ristra” de mensajes demagógicos de todos estos que ahora están en el poder como diputados, asesores, cargos de confianza, nuevos cargos creados a dedo o de directores generales.

Todos estos que decían que los políticos debían cobrar menos, son los que ahora van a cobrar lo mismo o más justificándose en que ellos “son el pueblo” y tienen que vivir dignamente.

Y esto nos lleva al fundamento del debate demagógico que tan estupendamente les ha venido a estos “solidarios” en la oposición, pero que ahora en el poder y en la moqueta les deja retratados cruel y miserablemente.

Siempre he creído que la política debe estar dignamente remunerada por un principio fundamental: si queremos que los mejor capacitados y los mas preparados asuman una responsabilidad política, tiene que compensarles, al menos económicamente, abandonar su actividad profesional para asumir, de forma temporal, un cargo político que está trufado de incertidumbre, en una sociedad cainita y que intentará fagocitarles cuando ya no ostenten cargo alguno.

La estrategia de desprestigiar la labor política trae como consecuencia que los que decidan dedicarse a esto sean los que no tienen nada que perder, aquellos cuyo primer día de cotización a la seguridad social es el día en que le nombran cargo público, los que nunca han tenido ni oficio ni beneficio y que jamás, en su vida fuera de la política, van a volver a tener ingresos por su cuenta, no ya de director general por 59.000 € sino de sueldos de 37.500 € de diputado.

Y esto tiene un grandísimo peligro, y es que las decisiones que tomen esta “nueva casta” de políticos demagogos e hijos del populismo poco tenga que ver con el interés general y mucho con otros intereses más prosaicos.

Y es que la demagogia de los sueldos nos esconde la realidad del “coste de oportunidad” de los buenos gestores y el coste infinitamente superior a su nómina que pueden suponer las decisiones “de gobierno” que tome esta nueva casta política.

Siempre pongo como ejemplo al que fue ministro de economía con Zapatero, el señor Solbes. Su sueldo como ministro era de unos ridículos 65.000 € aproximadamente, si ridículos, teniendo en cuenta que tomaba decisiones sobre una economía que mueve, más o menos, 120.000.000.000.000 € cada año (120 billones de €)

Esto significaba que su margen de cometer errores era mucho más caro para los españoles que su sueldo paupérrimo de 65.000 €. Si no se está a la altura del cargo se pueden cometer errores como el que cometió Solbes, vender un tercio de las reservas de oro de España a un precio de 550 $ la onza, mientras otros ministros europeos, como el alemán o el italiano, decidieron no hacerlo ante el ciclo alcista del oro para venderlo años mas tarde a 1.500 e incluso 1.800 $ la onza.

Esta decisión de Solbes le costó a España 3.000.000.000 €, es decir en un año, la incompetencia en la gestión de un ministro nos supuso a todos nosotros un coste de 3.000.065.000 € ¡PEDAZO DE SUELDO!

Acercándonos ahora a Cantabria, la “nueva casta” que antes criticaba los sueldos y los gastos ya está empezando a demostrar lo que valen y lo que nos van a costar y, aunque no son ejemplos tan escandalosos como el de Solbes, si “podemos” empezar a conocer cuál va a ser el coste de esta nueva hornada de políticos.

El jueves 24 de julio de 2015, se publicó en el Boletín Oficial de Cantabria, la primera y hasta ahora ¡Gracias a Dios! La única decisión del nuevo director general de “servicios generales” (Para entendernos el cabo furriel de la mili más o menos) de adquirir por el procedimiento urgente, y negociado sin publicidad, 50.000 € en nuevos uniformes y camisetas para los funcionarios a su cargo.

Este director general tiene un sueldo de 59.000 € y pueda que parezca mucho, pero siguiendo mi criterio expuesto aquí, a mí no me parece ni mucho ni poco, porque lo que me importa es “la productividad” que genera.

Si con ese sueldo consigue, como se consiguió el de la anterior legislatura, reducir los alquileres de las oficinas en 3.500.000 €, me parece un sueldo bajísimo, pero si el actual toma como primera decisión gastarse prácticamente lo mismo que él va a cobrar en un año en adquirir nuevos uniformes que claramente no son necesarios, su remuneración no está a la altura de su capacidad y supone un gasto excesivo.

Seguro que tendremos nuevos ejemplos que demostrarán como esta “nueva casta” política supondrá un coste mucho mayor que su sueldo a los ciudadanos de Cantabria, aunque algunos saquen provecho de su incapacidad o desidia en la gestión de lo público, como seguro que lo harán las empresas de camisetas, chandals, folletos, anchoas, banderas, calendarios, libros, catering, eventos, …etc.

La proliferación de los “Partidos Cuñao”

¿Nunca os habéis preguntado por qué los nuevos partidos que tienen “todas las soluciones”, cuando tienen la oportunidad de gobernar, prefieren seguir en la oposición?…

La respuesta es muy sencilla, por que son “partidos cuñao”.

Todos tenemos, o hemos sido, un poco “cuñaos” siempre, en esas reuniones familiares en las que le ponen pegas a tu nuevo coche, que si él lo hubiera comprado más barato…, que si no tiene suficiente potencia…, que si los coches japoneses tienen más fiabilidad…. Lo mismo si hablamos de teléfonos móviles, de restaurantes, de viajes o de cualquier cosa que pueda ser comparable con “tu cuñao”.

Pero al final, en la siguiente reunión familiar ves que tu cuñao se compró el mismo teléfono que tu tienes, cambió su coche por uno coreano y su último viaje fue a Logroño a la calle Laurel, y es entonces cuando te das cuenta que quizás no haces las cosas tan mal cuando hasta tu cuñao termina haciendo lo mismo que tú.

Pues lo mismo pasa con los partidos políticos, están surgiendo como setas los “partidos cuñao”, esos que tenían soluciones para todos los problemas, que todo lo que hacía el Partido Popular estaba mal, y que lo que decía la oposición era más de lo mismo, que todos eran ¡Casta! Y que ellos si que sabían como hacer las cosas.

Pues bien, han pasado las elecciones y estos “partidos cuñao” no han tenido lo que hay que tener para entrar en los gobiernos autonómicos o municipales, pero eso sí, han permitido que la protocasta o la gerontocracia, que tanto criticaban, siga o vuelva al poder para hacer exactamente lo mismo que estos nuevos partidos criticaban.

¿Y por qué no quieren gobernar? Si ellos si que tienen las soluciones y los demás somos tan malos, lo lógico es que en todas sus negociaciones para hacer presidente a protocasta o a la gerontocracia impusieran entrar en los gobiernos y gestionar obras públicas, sanidad o educación ¿no?…

Pues no, lo único que han negociado es cuántos cargos remunerados van a tener, cuántos asesores liberados dispondrán, cuántas plazas en la mesa del parlamento dispondrán con sueldos incrementados, cuánto dinero van a recibir como grupo parlamentario o cuántas tablets y teléfonos móviles, de esos que tanto criticaban de la anterior legislatura, les van a tocar a ellos en esta.

Eso es todo lo que han hecho y, en parte, les comprendo, porque no es lo mismo dar lecciones “de cuñao”, de esas populistas y demagógicas, que tan bien le suenan a la gente, que tener que gobernar, retratarse todos los días y pasar de ser demagogos a objetivo de los demagogos.

Y tienen razón, no es lo mismo ser demagogo y vivir bien de esa forma, que tener que tomar decisiones que dejen en evidencia tu cinismo político. Estos días hemos tenido un ejemplo clamoroso de esa actitud de “partidos cuñao” que han pasado a gobernar y se han cubierto de Gloria.

En Grecia un “partido cuñao” ha querido ser tan demagogo en la oposición como en el gobierno y el resultado ha sido catastrófico para el país, hasta el punto de plantear un referéndum con el único objetivo de que el “marrón de los ajustes” lo aprobaran los ciudadanos y no el partido gobernante de ultra izquierda, pero les salió mal la jugada y el referéndum salió NO.

Era evidente que Grecia tenía que aceptar las mediadas de ajustes si quieren tener futuro para su país tan evidente que, a pesar de que el pueblo griego dijo NO, el gobierno populista ha tenido que aceptar de mala manera los ajustes y tragarse su demagogia y quedar en evidencia.

Y es ese miedo a quedar en evidencia, a ver sus vergüenzas cuando gobiernan, lo que les ha llevado a seguir en la oposición sin querer entrar en los gobiernos.

También me comentaban compañeros profesionales de la política que les parecía lógico “e inteligente” que no entraran en el gobierno por que así no se desgastaban antes de las elecciones generales.

Es decir, que si quieren seguir vendiendo su imagen de “partido cuñao” no pueden tomar decisiones ni gobernar, puesto que entonces la gente se daría cuenta que actuarían igual que los demás partidos (vease el ejemplo de Grecia) y entonces perderían muchísimos votos y que ante esto es mejor seguir siendo “cuñao”.

Sinceramente creo que si te han votado y puedes gobernar debes hacerlo por respeto a aquellos que han depositado su confianza en ti, si no lo haces por estrategia electoral eres sin duda un político mas falso que un duro de chocolate y eso es exactamente lo que hacen “los partidos cuñao”.

Yo es que soy mas responsable, serio, consecuente, solvente, formal y cumplidor, prefiero gobernar y tomar decisiones imprescindibles para el futuro de mi Tierra aunque estas no sean electoralmente rentables, ¡que le vamos a hacer!

¡Hasta luego amigos!

He querido esperar unos días antes de despedirme, momentáneamente, de la política activa.

Ya se que esperáis más o menos que diga que fue una experiencia muy bonita y gratificante y todas esas cosas, pero no.

Nunca he sido un cínico y no voy a empezar a serlo ahora. Mis, de momento, 4 años como diputado han sido un” infierno”. Entré en el parlamento en el peor momento de la historia democrática de Cantabria, en una situación límite, donde habían escondido la realidad de mi Tierra los regionalsocialistas y en donde de manera inmediata se tenían que tomar decisiones durísimas si se quería sobrevivir como región, y cuando hemos logrado estabilizar la región y sacarla de la crisis, los que nos metieron en ella vuelven al poder.

Sabiendo que algunas decisiones, que se tenían que haber tomado por el gobierno anterior y no se atrevieron por egoísmo electoral, eran absolutamente perjudiciales para los intereses de mi partido pero imprescindibles para Cantabria, no dudamos ni un segundo en ponerlas en funcionamiento aunque fueron muy dolorosas.

Yo no entré en política para eliminar empresas públicas, para subir impuestos o para reducir plantillas, pero no había mas remedio que enfrentarse al despilfarro del gobierno de Revilla, lo hicimos de forma dolorosa, pero ya en 2014 se vieron los resultados y este años 2015 creceremos de forma espectacular al 3%. Tristemente se apuntarán el éxito quienes no han tenido nada que ver y quienes nos llevaran de nuevo en 2016 y seguro en 2017 a la recesión, pero eso es lo que se ha votado y hay que acatarlo.

Y desde el primer día, el cinismo de los regionalsocialistas, que probablemente esta legislatura podríamos llamar ”regionalpodemitas” se desentendieron de su responsabilidad en el caos generado, apoyándose en los poderes fácticos descabalgados del poder, e iniciaron una campaña de manipulaciones y medias verdades que, desafortunadamente, han tenido éxito.

Para mi ha sido muy duro ver como, algun@s, que formaban parte de nuestra familia popular, abandonaban el barco cuando vieron que no iban a “recibir” lo que pedían, algun@s se dieron cuenta que nosotros no eramos como los regionalsocialistas que cuando peor estaba la situación de Cantabria colocaron a todos los que pudieron en empresas públicas y administraciones, sin importarles que, por ejemplo, no hubiese dinero para pagar tratamientos contra el cáncer pero si para colocar a afiliados y cargos públicos en puestos ficticios solo para cobrar el sueldo.

Fue decepcionante descubrir como, personas en las que confiabas sinceramente, solo estaban en el partido para preguntar al día siguiente de ganar ¿Qué hay de lo mio? Y como la respuesta fue: “no hay nada y nunca lo habrá, nosotros no somos como ellos”, la reacción fue la de atacar de forma furibunda e injustificada a quien, nuevamente, anteponía los intereses de mi Cantabria a los de mi partido.

Jamás pensé que me iban a decepcionar tantos “amig@s” en tan poco tiempo, pero eso no nos desvió de nuestro objetivo, que no era otro que sacar a Cantabria de la crisis que llevó a destruir 27.000 empleos en la última legislatura regionalsocialista.

Y eso que al principio creía en la política, pensaba, inocente de mí, que la gente entendería los sacrificios y esfuerzos por el bien común de todos, que había que ayudar a los más necesitados de verdad y que los que tenían algo entenderían que se ayudase a los que no tenían nada, pero me equivoque.

Estamos en una sociedad mayoritariamente egoísta, incapaz de empatizar de verdad con los mas necesitados. Una sociedad que antepone el “¿qué hay de lo mío”? al bien común, y en donde el resentimiento y la envidia mueven más a las personas que la solidaridad.

Personalmente he sufrido una campaña de acoso e insidias que me sorprendía al principio, luego me indignó y finalmente acepté como parte de algo que a lo largo de estos años he tenido muy claro:  no soy como los regionalsocialistas.

Yo tengo principios, tengo un bagaje profesional y personal que me avala, comparto un ideario político que esta a una distancia sideral del mercantilismo ideológico de quien nos mal gobernó y probablemente vuelva a gobernarnos esta legislatura.

Y esos principios son los que les hacían daño, como yo no era como ellos, jamas entre a su juego, algunos me recomendaban ser mas “discreto” no destapar sus corruptelas y desvergüenzas, me decían: “ten cuidado que si algún día vuelven al gobierno te tienes que exiliar que son muy sectarios”, y les respondía : “precisamente por eso hay que denunciar e investigar todas sus corruptelas, yo no he venido a la política a cortar el cupón”.

Y a fe que descubrí mucho, pero no todo, del entramado de corruptelas, chanchullos y presuntos delitos de ese régimen de corrupción generado por Revilla y sus socios y a pesar de descubrir, por ejemplo, escándalos tan impresentables como los 10 millones entregados en adjudicación directa a la empresa que hacía las campañas electorales de Revilla, nunca tuvo repercusión tamaña indecencia.

Siempre ponía como ejemplo el “famoso” caso gurtel y decía que para que los del gurtel hubieran tenido la misma cuota de negocio a nivel nacional que la empresa de referencia de Revilla en Cantabria, tenían que haber facturado 725 millones en toda España para igualar a los 10 millones entregados a dedo en Cantabria. ( por cierto los del gurtel están detenidos, en la cárcel o a espera de juicio)

Pero nadie se ha interesado por ese caso, ni fiscales anticorrupción, ni jueces ni medios de comunicación nacionales y por supuesto ningún poder fáctico regional.

Como ese me he enfrentado a otros muchos casos, siempre con la verdad por delante, sin ninguna mentira y con la responsabilidad de defender los principios de honradez, justicia e igualdad que desde crio me inculcaron.

Todo lo hecho parece que no ha tenido el efecto que debería haber tenido, la sociedad de Cantabria no ha querido valorar los hechos y solo ha valorado “los gestos”, siento una profunda pena al comprobar, como decía un amigo, que “los buenos ganan a los malos solo cuando son más” y en estas elecciones los “buenos” estaban despistados en casa o con proyectos marginales que prometen la luna y que desde hoy mismo ya no prometen sino “probeten”, que es que les habíamos entendido mal.

A todos aquellos que me han decepcionado gracias, gracias por hacerlo tan pronto y que así resultase menos doloroso, pero no quiero terminar este post sin recordar lo mucho bueno que me llevo de estos 4 años.

Tengo que empezar por Nacho, él me llamó en 2011 cuando nadie sabía quien era yo y confió en mí, y en estos 4 años siempre me ha apoyado, gracias de corazón Nacho. También a mis compañeros del grupo parlamentario a los que poco conocía y he logrado forjar una buena amistad que espero se mantenga independientemente de donde estemos cada uno en el futuro. A los cargos y representantes del partido popular en todos los ayuntamientos les agradezco la oportunidad que me han dado de conocer directamente a tantas personas que, muchísimas de ellas de forma desinteresada y con un coste personal, dan la cara por el Partido Popular en nuestros municipios, y especialmente a los que estaban en la oposición esta legislatura que han tenido que sufrir las formas y maneras caciquiles de alcaldes que no tienen muy claro que es la democracia.

Y finalmente quiero agradecer de forma profundamente sincera, el cariño, la amistad y el ánimo que he recibido y recibo de todos los militantes y simpatizantes, que entendieron como yo, que a la política se viene a servir y a defender unos principios y que el interés general debe primar sobre egoísmos personales. Sin duda han sido muchos más los que han luchado y defendido nuestra actuación que los que me decepcionaron al principio, a todos ellos muchas gracias por los ánimos recibidos y espero que sigan defendiendo con la misma entereza y orgullo los principios de nuestro Partido Popular.

P.D.

No voy a cambiar, no me van a amedrentar los “regionalpodemitas” y seguiré denunciando todas y cada una de las actuaciones escandalosas que sin duda volverán a perpetrar esta legislatura por que ya conocemos el dicho “la zorra puede perder el rabo pero no las costumbres”.

Indefenso ante la calumnia

Me siento indefenso ante tanta mentira y calumnia perpetrada por un medio digital, editado por un responsable socialista insolvente, y un panfleto de prensa sorprendentemente bien financiado desde hace unos meses.

El pasado sábado se conmemoraba el “Día de la libertad de prensa”. A mi leer esa noticia me produjo una triste sensación, al saber que bajo ese paraguas de libertad, ¨gente¨ sin escrúpulos pueden escribir y difundir noticias absolutamente falsas solo por que les interesa electoralmente o para manchar de forma gratuita la imagen de una persona.

Tenéis que saber que todo, absolutamente todo lo que dicen de mí es rotunda y completamente falso. Ante mi absoluta incredulidad de como era posible que unos supuestos “informadores” se inventasen una noticia que dañaba mi imagen y mi trayectoria con tanto descaro, decidí solicitar consejo a un abogado para determinar como podía defender mi honor ante tanta ignominia.

Como antecedente saber que esos dos medios ya han sido condenados y obligados a rectificar multitud de noticias sobre “gente” del partido popular y también condenados a pagar 10.000 euros por una noticia falsa sobre un miembro de mi partido.

Infeliz de mí, creía que mi honor y mi trayectoria política merecía una ¨satisfacción” y que ambos planfletos rectificaran ante la evidencia de que mentían, pero el consejo que recibí del abogado me dejó frustrado.

Sobre presentar una querella penal, ante la evidente intromisión en mi honor por parte del panfleto digital, me decía mi abogado que era muy difícil que un juez la admitiera, ya que parece que a los políticos se les puede insultar y difamar ¨porque va en el sueldo¨, vamos que básicamente los políticos tenemos que apechugar con todo lo que nos digan que para eso somos políticos y en segundo lugar porque me decía que ¨habían tenido cuidado¨a la hora de escribir esa noticia falsa, tanto cuidado como para no superar los límites aceptables para una querella.

Su argumentación, con ejemplos de otros casos parecidos anteriores, me dejo tan perplejo como entristecido.

Yo pensaba que quien miente descaradamente y escribe una noticia falsa debe obtener una respuesta adecuada, pero parece que no.

La otra alternativa que me ofrecía era presentar una demanda solicitando una rectificación, pero también me decía: el “modus operandi” de estos medios es, en el caso de que les condenen a rectificar, colocar “de aquella manera” la rectificación y a continuación  vuelven escribir la noticia otra vez dándole incluso más repercusión a la noticia falsa, con lo cual lo mejor que podía hacer era : ¡NO HACER NADA!

Yo le decía que lo único que tengo como patrimonio político es mi palabra y mi honor, y él me decía que lo entendía, pero que los jueces y las leyes no estaban para defender el honor de los políticos y que era mejor no darle importancia para no “agrandar la bola de nieve”.

Confieso que salí de la reunión frustrado y decepcionado al entender, que en estos momentos una persona como yo, que desde los 17 años estoy absolutamente comprometido con el Partido Popular, que llevo 30 años militando en el partido con el que comparto ideario, no tiene ninguna defensa ante la calumnia, la mentira y el acoso de unos miserables que amparándose en “la libertad de prensa” son capaces de mentir y organizar una campaña contra un político de forma premeditada, estudiada y organizada.

Si han sido capaces de hacer lo que han hecho conmigo, que no soy más que un soldado de infantería en la política, qué no habrán sido capaces de hacer estos sinvergüenzas con políticos mas importantes que yo.

Tras la reunión reconozco que les pedí consejo a otros dos abogados amigos y sorprendentemente, los dos me aconsejaron lo mismo, que lo dejara pasar, primero porque aunque ganase el pleito a un “insolvente” por mucho que el juez le condene con un euro 1.000 o 100.000 lo te iba a pagar y la incomodidad para mí, que sería la primera vez, de ir a juicio y declarar, no para ellos que llevan toda la vida de juicios y,con el riesgo incluso de que el juez no le condenase, hacía preferible repito ¡NO HACER NADA¡

Me dicen que este viernes, ante la impunidad del panfleto digital, el otro panfleto de papel ha seguido con la misma campaña, ante tanta ignominia solo puede escribir este artículo y que todos vosotros tengáis la información real.

P.D.

Cuando durante mi carrera visité l Bolsa de Londres, me llamó la atención el lema que aparecía en su escudo: “My Word is my Bond” que podría traducirse libremente como “mi palabra es mi garantía” es un lema que siempre he seguido en mi vida profesional y política y por eso os puedo decir con absoluta garantía que lo que habéis podido leer sobre mi es totalmente falso.

Se ha hecho Justicia

El pasado viernes 6 de marzo, la asociación Raos 99 tuvo la amabilidad de invitarme a la cena en la que celebraban su   ¡Objetivo cumplido!

La asociación Raos 99 fue creada por mas de 120  empresarios localizados en el puerto de Raos con el objetivo de defender sus legítimos derechos ante el atropello que suponía la Ley de Costas. Continuar leyendo »

Opiniones Libres

?>