Y no ser ya nada

La primera gran decepción de la infancia llega cuando se descubre la verdad sobre los Reyes Magos. Se esfuma la inocencia y se aligera la ilusión, y se convierten los regalos de Navidad en el cruel chantaje para las buenas notas. Es verdad que entonces los niños crecen un poco, pero también que el disgusto los lanza a la cruda realidad de la vida, la de los cuentos, la de las medias verdades, y directamente la de las mentiras. Con Santa Claus pasa igual, pero aquí menos, que al fin y al cabo no es de los nuestros. El Ratoncito Pérez ha quedado en desuso, y no es lo mismo.

Año y medio le han durado los Reyes Magos al pobre Iñigo de la Serna. Toda la vida preparándose para ser ministro, y los socialistas le han puesto en la calle cuando estaba empezando a hacerse a las alfombras del ministerio y al escay del coche oficial. Y literalmente en la calle, porque por ser ministro lo dejó todo (en realidad, una alcaldía de provincias) y ni a volver a ser ingeniero le dejan las incompatibilidades. Se ha quedado descompuesto y sin más novia que la militancia de base en el PP. Tan joven y ya tan poco…

De todos modos, como buen jubilado español, ya está gastando su asueto en enredar. Ha anunciado su apoyo a la candidata Santamaría en la pelea por la presidencia de su partido, que era lo justo después de que esta le llevara al gobierno. La rueda de prensa en la que lo anunció, por cierto, fue un delirio de vanidad en la que trató de emular a Feijóo no pareciéndosele ni de lejos, y contó eso tan viejuno y rancio de haber mandado un coche a Madrid con su aval por Soraya, un remedo de los motoristas de Franco llevando ceses y nombramientos. De la Serna tiene tanto ego que le vale hasta el ridículo que hace a veces cuando habla.

Iñigo siempre ha sido muy de vender humo. Muy tieso, con aplomo, como haciendo historia, altivo, muy sobrado, enseñando solamente la cáscara de proyectos vacíos con más estética que sustancia. Infografías y maquetas de cartón en estado puro. Aclamándose no candidato ha hecho lo mismo: despacharnos algo que no es nada. Si ha sido porque se creyó que tenía las posibilidades que publicaban los medios tras la marcha de Rajoy, va a resultar más pretencioso aún de lo que realmente es. Y un poco lila. Si ha sido una estrategia para apuntalar a Santamaría, tiene un efecto secundario al lado de los apoyos de los primeros espadas de verdad, porque él mismo no es más que un figurante por más que se crea protagonista. Si acaso en Cantabria puede que pinte algo, pero tal y como tiene allí las cosas el PP, lo tendrá que hacer con brocha gorda.

En todo caso, al pobre De la Serna (he leído que pudiera ser que lo de la preposición y el artículo delante del apellido sea algo de cosecha propia para darse barniz. Aquí lo cuentan -enlace-) sólo le queda para colocarse ayudar a colocarse. Si Soraya gana la presidencia del PP, pillará cacho y quizá sea diputado o senador la próxima legislatura. Si la exvicepresidenta pierde, le pasarán garlopa y no le quedará otra que volver a la obra cuando se le acabe la incompatibilidad. Tanto tanto para tanto poco…

Opiniones Libres