Libertad para pensar

Algunos entendemos que la función natural del Estado es aquella destinada a entorpecer la vida de la gente, restringir la libertad individual y arrebatarle su dinero.

Esta es mi postura, existen otros que no satisfechos que la función depredadora del Estado se quede en un mero ejercicio de imposición se convierten en ayatolas del pensamiento único socio-consciente, donde plasmando su aspiración de ingenieros de almas intenta quebrar la voluntad de las personas utilizando la hedionda táctica de infundir sentimientos de culpabilidad.

Así, los que protestan por el saqueo que padecen con los impuestos son calificados de codiciosos, si no admiten la inmigración masiva sin controles son insolidarios y egoístas, si se oponen al Estado parasitario son interesados que no quieren el bienestar común. Como les parece insuficiente que a la gente el Estado les condiciones la vida quieren dictarles como debe ser su pensamiento, son estos meapilas del buenísmo con alma negra que desde siempre, pero ahora más con los medios disponibles, quieren entrar en la conciencia de las personas para adueñándose de ella decirles como deben pensar, todo ello bajo las capas de cinismo más abyectas.

Digo siempre y quienes me han seguido a través de mis artículos lo conocen, que el estado se ha convertido en el gran enemigo del individuo, al que ha colmatado de normas e impuestos.

Son estos defensores del estado anti libertad los que se empeñan en infundir sentimientos de culpa, ya sean estos  por el bienestar privado o por la miseria ajena, para de esta forma auto otorgarse el papel de conciencia de la masa, poniéndose al frente de la coerción de las libertades.

Ante esta agresión hay que mantenerse firme, por decencia intelectual, la batalla no es solamente por planteamientos de praxis política, no es que los conservadores, los socialdemócratas o los liberales expongan principios, líneas de actuación o modelos políticos para que los ciudadanos decidan, no, se trata de imponer un único modelo de pensamiento que responda a los criterios del pensamiento líquido, cuya principal consecuencia es el ataque a la libertad que empieza por la conciencia.

No se puede negar que hay asuntos de calado ideológico y de convivencia que se sacan al escenario de lo público para ahondar más en las diferencias, hay cuestiones que dividen y ello no puede obviarse, todo el mundo puede pensar como quiera y proponer cualquier cosa dentro de la Constitución, pero no tiene derecho a crear conflicto ni provocar guerras de conciencia. Dejemos que cada uno piense o crea lo que quiera, tratar de imponer unos determinados principios lo que pone en peligro es la libertad que empieza precisamente por ahí…. por la libertad de conciencia.

Acerca de Alfonso del Amo-Benaite

Alfonso del Amo-Benaite. Soy un santanderino encantado de serlo, que cree en la libertad y no encuentra mejor ocupación que defenderla. Soy Consultor de Mercados & Marketing , pertenezco a la Organización Profesional AEDEMO y al European Marketing Council. Me desempeño como profesor en el Centro Universitario CESINE, también soy Vicepresidente de la Casa de Europa y miembro del Ateneo de Santander. Dirijo la Revista Digital www.opinioneslibres.es , en Tele Bahía el programa "El Reporte Económico" y en Onda Cantabria el programa "Economía sin complejos" Soy Presidente de la Agrupación Profesional Periodistas y miembro de Reporteros sin Fronteras.
Esta entrada fue publicada en General. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
To prove you're a person (not a spam script), type the answer to the math equation shown in the picture. Click on the picture to hear an audio file of the equation.
Click to hear an audio file of the anti-spam equation